pasión ibérica

Todo el proceso de producción refleja la pasión con la que se elabora cada pieza desde su inicio hasta que llega al consumidor final.

Todo empieza en la cría de cerdos en las mejores dehesas de Extremadura y Andalucía. Allí crecen en libertad y se alimentan exclusivamente de bellotas. Su pureza racial es garantía de calidad y se realiza una selección minuciosa siempre buscando el mejor resultado.

Una vez llegan los cerdos a Guijuelo se combinan las más novedosas tecnologías con una tradición artesanal en la elaboración. El especial clima natural de la zona es ideal para la producción de los productos de cerdo ibérico. Así que Remedios Sánchez sigue utilizando la chimenea de leña y los secaderos naturales donde la única forma de regular temperatura y humedad es abriendo y cerrando las ventanas, como siempre se ha hecho.

El resultado es un producto de excelente calidad, único y cuidado, que tiene en cuenta el mimo y el tiempo que necesita para su consumo óptimo y que busca siempre satisfacer los paladares más exigentes.

Cerdo